Perjudicados por el cartel de camiones: pueden demostrar los daños sufridos mediante un informe pericial de su defensa

 

Los perjudicados por el cartel de camiones deben saber que cuentan a su favor con la jurisprudencia del Tribunal Supremo. El alto tribunal determinó, en su sentencia de diciembre de 2013 sobre el cartel del azúcar español, que un informe pericial es suficiente para probar los daños causados a los clientes por prácticas de concertación de precios “si formula una hipótesis razonable y técnicamente fundada sobre datos contrastables”.

Esta es la vía que podrán seguir ahora los perjudicados por el cartel de camiones para demandar compensaciones por el sobreprecio pagado.

La Comisión Europea impuso en julio de 2016 una multa de 2.930 millones de euros a los fabricantes de camiones Paccar (DAF Trucks), Daimler, CNH Industrial (IVECO) y Volvo (Renault Truck, Mack y UD Trucks). Todas las empresas y particulares que puedan haber sufrido un perjuicio patrimonial por estas prácticas ilegales podrán demandar la correspondiente indemnización ante los juzgados.

En el caso del azúcar, también comenzó todo con una sanción administrativa. En 1999 la Autoridad Nacional Española de la Competencia impuso una sanción por prácticas de cartel a las azucareras españolas que fue luego confirmada por los tribunales.

Los perjudicados, clientes de las azucareras, las demandaron por los daños sufridos como consecuencia de aquella concertación de precios en 1995 y 1996. Pidieron en total 4,1 millones de euros. Calcularon el daño a partir de un análisis pericial que se opuso al de los demandados, cuyo informe no fue admitido. El Supremo aceptó el daño calculado por los demandantes en base su informe.

“Las dificultades derivadas de la formulación de hipótesis sobre cuál hubiera sido la evolución de los precios en caso de que no se hubiera producido la actuación del cártel no pueden impedir la adecuada indemnización de los perjudicados”, decía aquella sentencia del Supremo.

En su fallo el alto tribunal también apuntó que debían ser los demandados quienes probaran -si podían, cosa que no sucedió- que los demandantes no se habían visto perjudicados por los sobreprecios que ellos habían generado con sus prácticas de cartel.

De este modo, la sentencia del Supremo, que perpetuaba una línea doctrinal ya abierta en otros casos, marcó el camino a seguir en las reclamaciones frente a perjuicios causados por prácticas de cartel.

Así, el alto tribunal dejó clara, con aquella sentencia de 2013, la vía a seguir contra daños y perjuicios por daños a la competencia que pueden seguir otros, como los perjudicados por el cartel de camiones.

Nuestros clientes pueden estar seguros de que existe la vía procesal y la jurisprudencia adecuada para demandar a los fabricantes de camiones que pactaron precios.

Leave a Reply

*

captcha *